Ya no

Mucho tiempo se mantuvo el dicho “quien tiene la información tiene el poder”, pero hace tiempo que los hechos vienen demostrando que ya no es así, que quien tiene realmente el poder es el que tiene el voltio.

Si. Empezamos por darnos cuenta que en la farmacia no sabían los precios de las cosas si no tenían corriente eléctrica. Luego fue la mercería, luego la tienda de comestibles de toda la vida. La gasolinera hacía años que no funcionaba si no tenían corriente, y las puertas de muchos establecimientos, amén de ascensores, quirófanos o juzgados. Poco a poco hemos ido cayendo en manos de la electrónica, esa hija que un buen día tuvo mamá electricidad.

Nos enseñaron como esa recién llegada nos invitaba a abandonar el papel, tanto para escribir como para leer; libros y periódicos en soporte papel han desaparecido (no, el papel higiénico de momento no) y hasta ese teléfono de baquelita negra o los ultra modernos modelos “góndola” funcionaban aunque en nuestra casa se hubiese ido la luz. Eso si, necesitaba que la central tuviese corriente para enviarnos por el hilo de cobre los 12V que necesitaba el cacharro. Los aviones comerciales ya no pueden utilizar aeropuertos si no hay corriente en ellos. Los trenes de carbón desaparecieron y quedan cuatro de gasoil. Los barcos de pesca de bajura ya disponen de subvenciones para reemplazar sus viejos motores diésel por eléctricos. Y que decir de los fabricantes de coches, que nos tratan de convencer de que la ilusión de nuestra vida es disponer de uno eléctrico. Incluso la información desaparece cuando desaparece el voltio.

El transporte, los servicios, la alimentación, la sanidad, la enseñanza, la justicia, la seguridad… todo queda en suspenso si papá voltio se pira.

Recientemente hemos podido comprobar lo sencillo que resulta desenchufar medio continente, con el caso de Argentina, pero como buenos avestruces seguiremos obedientes la doctrina de Nuestro Señor El Voltio, escondiendo la cabeza y obviando la realidad, todo sea por que no se diga.

Ya tenemos claro que el Señor es el que tiene el voltio.

Y ahí empezamos a echar la vista atrás. Existió una época, a principios de los años 80,  en que nuestro gobernante natural de las últimas décadas (Euzkadi Ta Askatasuna), decidió que había que paralizar determinadas centrales de producción eléctrica. Para ello secuestró y asesinó al ingeniero José María Ryan, jefe de la central nuclear de Iberduero en Lemóniz, y la orden fue cumplida a rajatabla, paralizando totalmente la central. Luego “aparecieron” los apóstoles de la cosa “verde” que también fueron imponiendo sus doctrinas para la eliminación de las centrales nucleares, basándose en lo peligroso del plomo o las radiaciones. En su momento se dijo que esas campañas de la Iglesia de la Ecología eran muy oportunas para la industria nuclear  francesa,  incluso había quien creía ver a los servicios secretos franceses detrás de esos movimientos para neutralizar nuestra producción eléctrica. Ya se sabe que hay muchos chiflados que ven conspiraciones por todos los lados.

Sin embargo, los hechos son tozudos. Fíjense: el pasado año batimos el record de importación de electricidad. Y ¿adivinan de qué país la importamos?. Pues si, Francia.

Y ustedes se preguntarán ¿cómo es posible, si el sistema español de producción eléctrica está sobredimensionado?. Pues según cuentan los gurús de la cosa energética se trata de la ley de mercado. Parece ser que debido a los precios mayoristas en el mercado español, resulta más barato importar, y la oferta que resulta seleccionada es… la francesa. Además, la cosa sostenible tiene que esperar a que viento y lluvia sean suficientes, a que recojamos bastantes rayos solares… y mientras compramos lo de nuestros vecinos.

No, en Francia no manda Euzkadi Ta Askatasuna, y se ve que a la Iglesia de la Ecología tampoco, porque el número de reactores nucleares es de 58 (17 serán cerrados próximamente), es decir, el 75% de su energía eléctrica es de origen nuclear. Eso si, aquí seguimos en el acto de fe de que una catástrofe nuclear en suelo francés, quedaría detenida en la raya de la frontera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.