La gente útil y el recibo de “la luz”

Decir que Francia es un país chovinista lo consideramos una obviedad.

Olvidarnos de ello es una necedad.

Los españoles somos justamente la antítesis del chovinismo, y quizá por ello, hemos acabado como clientes de los franceses.

Hoy es noticia que el precio de “la luz” (forma coloquial del paganini de llamar a la energía eléctrica) es muy caro, y buscamos culpables -uno de los deportes favoritos de todo español que se precie- en los gobiernos de turno, procurando no mirar a otro lado para poder comprender que el precio no lo marca el gobierno. El gobierno solo chupa lo que considera menester, pero lo que es el precio de “la luz” lo marca un mercado internacional sujeto a la economía de importación y exportación, entre otras, como nos muestran los gráficos correspondientes a agosto de 2021 en el chiringuito Red Eléctrica Española. Si, REE debe ser algo realmente importante y vital en el mercado de “la luz”, a juzgar por los 500.000€ anuales que le sueltan a su presidente.

Puede observarse con facilidad que la mayor importación de energía eléctrica, durante el mes de agosto de este año, la compramos a lo chovinistas, igual que sucede los otros 11 meses; mientras que nosotros nos entretenemos majándonos a palos como inmortalizó Francisco de Goya, y mientras le soltamos el pastón religiosamente a Francia. Eso si: a excepción de la sisa de nuestro gobierno de turno.

¿Y por qué compramos tanta energía eléctrica a Francia? Pues por dos razones elementales: porque Francia se ha convertido en el primer productor de energía nuclear en Europa, con 58 centrales nucleares que albergan 72 reactores, y porque producen la suficiente energía eléctrica para dedicar buena parte de ella al negocio de la exportación.

Esas dos razones son razones chovinistas, y Francia nos demuestra en cada acto que los intereses que ellos ejercen por su nación, es diferente del de los españoles con la suya. Es como si lo de “Una, Grande y Libre” ahora lo practicaran ellos, mientras que en España eso es delito, y el lema de nuestro país ahora es “Troceada, Invisible y Esclava”.

Entre finales de los 70 y principio de los 90 del siglo pasado, la cosa nuclear en Europa anduvo muy activa, había que posicionarse en el mercado, y hacerlo sólidamente. Por esas fechas (1978), Greenpeace estaba muy interesada en ganar lo que ahora llaman “visibilidad” y adquirió un buque insignia para la organización, al que llamaron “Rainbow Warrior”. El auge de las nucleares rápidamente se convirtió en bandera de Greenpeace a nivel mundial, procurando llamar la atención sobre sus postulados antienergía nuclear en todo el mundo, y tenían claro que las pruebas nucleares subterráneas que Francia estaba llevando a cabo en Polinesia francesa, en el atolón de Mururoa era un objetivo suculento. Y empezaron a protestar por aquellos lares mediante su buque insignia.

Pero los franceses son chovinistas y Greenpeace molestaba a sus intereses, de modo que a mediados del 85, una noche en que Rainbow Warrior estaba amarrado en un puerto de Nueva Zelanda, a unas 3.000 millas náuticas de Mururoa, unos pocos kilos de explosivo dejaron al guerrero y su arco iris fuera de juego. Según concluyó la justicia francesa, los servicios secretos de Francia eran culpables del hundimiento del colorido guerrero.

No cabía duda de que lo de “ganar visibilidad” de verdad, resultaba altamente eficiente con la actividad antinuclear en cualquier país… excepto Francia. Ya desde finales de los 70 ETA, una organización terrorista vasca, que mantenía sus guaridas y arsenales en Francia, tomó la bandera antinuclear y en su nombre llevó a cabo -en España, claro- más de 80 atentados, asesinatos incluidos, contra la central vasca de Lemóniz. Como ese goteo no funcionaba decidieron llamar más la atención secuestrando y luego asesinando a un ingeniero jefe, de la central nuclear. Eso si. Eso funcionó y 3 años después se paralizó la central.

Tres décadas después aquí nos quejamos de “qué caro es el recibo de la luz“. Quizá alguno de los que se quejan hoy, hace 30 años era devoto siervo antinuclear.

Cosas de la vida.

Publicado en Social | Etiquetado , , | Deja un comentario

Memorias de un señor raro

A un paisano llamado Anaxarco, un tipo del siglo IV a.C. se le ocurrió un día considerar que la indiferencia hacia las cosas y circunstancias exteriores era la clave para alcanzar la felicidad, de modo que otro tipo llamado Nicocreón ordenó que lo machacasen en un mortero.

Y Pirrón, discípulo de Anaxarco, comenzó a molestar con eso que hoy llamamos escepticismo.

Yo no soy excéptico. Yo soy simplemente raro. Y me vengo dando cuenta ahora que echo la vista atrás, a décadas de mi vida y compruebo que soy poco común. O sea, eso: raro.

Recuerdo que ya de párvulo, cuando por las mañanas formábamos un círculo alrededor de la bandera y la izaban cantando “Cara al sol” levantando el brazo derecho, nunca levanté el brazo ni canté. Tampoco me obligaron ni me castigaron por ello. Sí recuerdo que el himno me sonaba bien, pero me daba vergüenza hacer algo que no sabía qué era, simplemente porque lo hacían todos. Mi sentido de la vergüenza por hacer cosas que no entendía era más fuerte.

Cuando vivía Franco me tildaban de “rojo”. Cuando llegaron los socialistas era “facha”. Ya digo, un tipo raro de cojones. Cuando no encajas en la tribu te plantan etiqueta si o si.

Y hasta hoy, cerca ya del hoyo, jamás he sido “de” ni “del”, nada que tuviera que ver con masas o multitudes,equipos, partidos, asociaciones. Solo en una ocasión me dejé arrastrar por la curiosidad y entré en un grupo que no se tragaba la versión oficial de los atentados del 11-M. Se denominaban “Peones Negros”. Duré un par de años, hasta que comprendí que lo sucedido no le interesaba prácticamente a nadie y que aquella asociación, con sus escisiones incluidas, se hundía en las miserias de los enfrentamientos tradicionales de los españoles. Sin embargo no he dejado de curiosear en lo sucedido, especialmente al comprobar que -una vez más- las cosas no son como quieren que creamos.

Tampoco era nada nuevo. Conocí que antes de que ETA eliminase a Carrero Blanco, otros habían decidido su eliminación y pagado generosamente al mediador en la cafetería del hotel Mindanao de Madrid. Y también la casi perfecta operación de Inteligencia del 23F para aflorar fidelidades confusas, quedó escrita en la Historia como “golpe de Estado” de unos desgarramantas con sable. El pueblo soberano está en condiciones de afirmar sin ambages que FRAP y GRAPO fueron organizaciones terroristas “del comunismo”, convencidos de que fue así. O leer que un general de la Guardia Civil afirma que tras la derrota de ETA viene la explotación del éxito y haya más de 300 asesinatos sin resolver y los proetarras sentados en el Congreso. O fuera de nuestras fronteras, los “errores” de Bahía de Cochinos, o del Watergate, o la crisis de los rehenes de Irán.

Una cosa es que entienda y acepte que los Estados tienen trapos sucios y sus propias lavanderías, otra es que tenga que creerme las películas que cuenten.

A día de hoy no consigo digerir que para manejar una pandemia el gobierno hablase al pueblo a través de tres profesionales de las armas, un alertador ronco, una señora que decía cosas y un comité de expertos invisible, y que lo aderezasen con avisarnos de que esa gente armada tenía como misión minimizar las criticas negativas a lo que estaban haciendo. Que tan pronto nos hagan hervir la ropa a 90º al llegar a casa, como que no. A no llevar máscaras como a si. A usar guantes como a no. A limpiar las sillas del bar pero no las del hospital o el transporte publico. O que llamen “error” a inyectar suero en lugar de las vacunas de moda, o prefieran colgar la etiqueta de neganosequé por no aceptar la probable existencia del mercado negro.

Si seré raro que siendo español no me gustan ni los toros, ni el fútbol, ni el flamenco, ni el boxeo.

Publicado en Sin clasificar | 1 Comentario

DE JUEGOS Y OLIMPOS

Con ocasión de la declaración el pasado año de pandemia, a nivel planetario se está inoculando masivamente a la población unos productos creados en los laboratorios, con la urgencia sanitaria como motivo, y la inevitable urgencia de la Bolsa ahí detrás. Debido a la presión de la urgencia sanitaria, no cabe hablar de creaciones que hayan seguido los períodos de investigación recomendados para productos médicos, lo que se traduce en que los beneficios y los efectos adversos para los humanos, en la práctica, se van conociendo en el día a día.

Quizá por ello resulta inevitable que algunos hayan traído a la memoria el Código de Núremberg o su secuela Declaración de Helsinki, que en su origen en 1947 tuvieron como propósito un acuerdo ético de prácticas sanitarias que previeran la no repetición en el futuro de los experimentos médicos en humanos, al modo de las llevadas a cabo por los médicos nazis.

Quizá el recuerdo de aquellos códigos lo haya provocado la proliferación de medios empleados por políticos de distintos ámbitos, unos para impulsar y otros para imponer, el suministro de esos productos médicos a la población.Viejos fantasmas retornan cuando el terror aumenta y la libertad disminuye. El hecho de que por ejemplo el jefe de la Junta de Galicia pretenda obligar a la población a usar esos medicamentos bajo amenaza de sanciones, o que el presidente de Francia coaccione con naturalidad al pueblo de Francia restringiendo su libertad, salvo que la Ley les legitime para hacerlo, choca frontalmente con lo que el Código de Núremberg pretendía que no se repitiese nunca más:

“Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano. Esto significa que la persona implicada debe tener capacidad legal para dar consentimiento; su situación debe ser tal que pueda ser capaz de ejercer una elección libre, sin intervención de cualquier elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción u otra forma de constreñimiento o coerción; debe tener suficiente conocimiento y comprensión de los elementos implicados que le capaciten para hacer una decisión razonable e ilustrada. Este último elemento requiere que antes de que el sujeto de experimentación acepte una decisión afirmativa, debe conocer la naturaleza, duración y fines del experimento, el método y los medios con los que será realizado; todos los inconvenientes y riesgos que pueden ser esperados razonablemente y los efectos sobre su salud y persona que pueden posiblemente originarse de su participación en el experimento. El deber y la responsabilidad para asegurarse de la calidad del consentimiento residen en cada individuo que inicie, dirija o esté implicado en el experimento. Es un deber y responsabilidad personales que no pueden ser delegados impunemente.”

El dilema puede surgir al considerar -o no- experimento este suministro vacunal masivo de productos con escaso conocimiento de sus efectos, positivos y negativos, lo que hace llamativo el hecho de que de forma tan prematura ya se está generalizando la coerción sobre millones de personas, e incluso se ha llegado a optar por otorgar prebendas o dinero a quienes se sometan para que se les suministren esos productos, cuyo carácter experimental es patente.

Aseverar científicamente que estos productos son eficaces, conlleva explicar, también mediante razonamiento científico, la causa por la que a día de hoy Japón, con esos productos suministrados a menos de la cuarta parte de su población, tiene una incidencia de 30 casos por 100.000 habitantes, mientras que España con algo más de la mitad de su población inoculada, aparece en alerta roja sanitaria en Europa con una incidencia superior a 30.000 casos, es decir, mil veces superior a la de Japón . Hay que tener en cuenta que esos datos hablan de contagio, que es lo que esos productos pretenden evitar. A parte de la raza, la disciplina y la higiene, que Japón nos triplique en densidad de población, o tenga un PIB anual cuatro veces superior al nuestro, o encabece la lista de mejores sistemas sanitarios del mundo, en el que el nuestro está en noveno lugar (ya saben: la diversidad esa), parece que pocas cosas más nos diferencian de Japón para justificar esa diferencia de contagios. Alguna razón se me escapa, sin duda.

La esperanza y el pesimismo sobre la eficacia del método vacunal obtienen los argumentos que les convienen con la misma escasez de información; alabando que el contagio de un vacunado sea más leve, o alegando que si se está inmunizado no debería contagiarse. Son divagaciones vacuas.

Lo que no es vacuo en absoluto es que exista o no la legitimidad del Poder para ejercer la coacción sobre los ciudadanos para someterlos a experimentos médicos; justo, lo que el Código de Núremberg confiaba que no volviera a repetirse. Experimentos, si, lo siento pero mientras no cambie el diccionario de la Lengua Española, eso es.

Publicado en Social | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¡¡ Sorpresa !!

“Un sujeto que no tiene la habilidad ni el conocimiento para tomar decisiones, particularmente en una crisis, transferirá la toma de decisiones al grupo y su jerarquía. El grupo es el modelo de comportamiento de la persona.”

Journal of Abnormal and Social Psychology (Behavioral Study of Obedience). Stanley Milgram 1963

Gracias al llamado efecto flooding nuestra memoria ya asemeja la del pez: las telenoticias de la noche se superponen a las de esa misma tarde inundando nuestra memoria. El torrente de verborrea e imágenes del último telenoticias se adhiere a la capa más superficial de nuestro saturado cerebro pero sin dejar información alguna (conocimiento) ya nada puede arraigar, quedar fijado.

No digamos ya las noticias del mes pasado. O de las del 20 de enero de 2014. O del 12 de enero de 2017. O el 20 de enero de otro año: 2015. O las de unos días después, del 5 de febrero de ese mismo año. Ya no digamos de las del 29 de febrero de 2012.

¡¡ Sorpresa !! Mismas fechas y mismos titulares: Hospitales colapsados.

Aunque muchos pretendan ver el mundo actual como el orwelliano 1984, no hay que exagerar. Es cierto que el Neolenguaje ya está entre nosotros, también nos han anunciado la existencia de un embrión de la Policía del Pensamiento de Orwell, a cargo de nuestra querida Guardia Civil que tiene como misión neutralizar las críticas negativas al gobierno; o que un prototipo del Ministerio de la Verdad se ha activado para poder etiquetar como falso aquello que considere oportuno. Aunque para desgracia de esos incipientes censores todavía existen las hemerotecas, éstas durarán ya poco y llegaremos a la publicación única de un único ejemplar que se archivará y el Winston Smith de turno reescribirá en él la historia, para que al igual que en la premonitoria novela, la realidad coincida con lo anunciado por el gobierno.

Nuestra memoria de pez no nos lo permite, pero la hemeroteca nos recuerda que cuando en 2012, o en 2014 o 2015 o 2017 llegaban estas fechas, y a pesar de que existían vacunas y la gente se vacunaba masivamente, los hospitales se saturaban con miles de contagiados y algunos de esos miles morían por el contagio. Y como era un problema sanitario pues no utilizaban a la policía ni para amenazarnos ni para restringir nuestros derechos y libertades, ni se obligaba a los comercios a ir a la ruina, ni a los trabajadores a acabar en el paro, ni nos impedían abrazar a la familia o simplemente reunirnos, ni nos hacían ir disfrazados (sin mascarilla, con mascarilla, con guantes, sin guantes), no nos obligaban a ser vacunados con experimentos. La eficacia de las vacunas para esos contagios había seguido un método científico de valoración, adecuación y probabilística y aún así los contagios dejaban atrás un reguero de cadáveres, pero el mundo no se paralizaba.

Pero ahora es distinto. Ahora nos conformamos ¡y hasta aplaudimos!.

Ya en 1951 Solomon Asch demostró el poder de la conformidad en los grupos de personas. Basado en esas experiencias, unos años más tarde, Stanley Milgram realizó otros experimentos sociales de los que extrajo su teoría del conformismo, haciendo hincapié en que el conformismo se activaba especialmente en presencia de una crisis. Y en su teoría de la cosificación destacaba que “la esencia de la obediencia consiste en el hecho de que una persona se mira a sí misma como un instrumento que realiza los deseos de otra persona.”

En 1971, el investigador Philip Zimbardo llevó a cabo el famoso experimento conocido como el prisionero de Stanford. El resultado destacaba lo impresionable que es la gente y que cuando se le proporciona una ideología legitimadora y un indiscutible apoyo institucional, la obediencia florece en el individuo.

Hace pocos años nos pusieron un miedómetro con ese misterioso líquido que si sube a un avión en un envase de más de 100 mililitros es un arma yihadista horrible, pero si suben al avión 200 pasajeros con 100 mililitros cada uno, no hay problema, y que nos ha puesto a prueba una buena temporada para ver como consideramos natural pasar horas en las colas de embarque, desnudarnos para pasar curiosísimos controles de “seguridad” que tras 5 años de alerta antiterrorista de nivel 4, en lugar de hacerlos la Guardia Civil, se licitan al postor más bajo.

La prueba de que el miedómetro ha indicado que ya estamos a punto es que no solo estamos encantados de llevar un trapo en la boca sino que hasta nos sentimos a salvo de ese virus de la nueva normalidad, sus cepas, sus linajes y de la señora madre que lo trajo. Y deseando que experimenten en nosotros los modificadores genéticos que haga falta. Todo -como siempre- por nuestra seguridad… que es la de la tribu.

Y el que se resista… es un prisionero de Stanford. La tribu se encargará de neutralizarlo.

Publicado en Sin clasificar | Deja un comentario

Después de la patera

En el laboratorio de análisis de un pueblo de Murcia, 4 marroquíes esperan a primera hora para una prueba testigo de no estar contagiados con el virus de moda. Son entrados en años, se les nota cansados, la ansiedad y el temor en el rostro; las manos callosas, de trabajo manual duro. Demostrar que ese día no están contagiados les cuesta un dinero que no tienen, y que les serviría para comer varios días, pero necesitan desesperadamente el impreso: creen que con esa garantía será más fácil que les cojan para unas pocas peonadas que les permitan dar de comer a su familia.

La mayoría de estos marroquíes llegaron a España sin documentación que les permitiese entrar legalmente en España. Traían muy poco dinero, ni siquiera pudieron pagar el lujo de presentarse en nuestras costas subidos en una patera con el pasaporte en una mano y el teléfono móvil en la otra, jóvenes y con buena salud. No disponían de dinero para pagarse el billete de avión entre Canarias y la Península, y tampoco fueron alojados en centros turísticos con comida y atención médica gratuitos.

Los tiempos han cambiado incluso para los motivos de migración, y por supuesto para las mafias, bien se trate de migrantes de primera o de segunda. A finales de 2020 el número solamente de marroquíes censados en España es de casi un millón. Y censado no es sinónimo de estancia legal en el país.

Las mafias que se ocupan de colocar inmigrantes africanos de segunda en Europa no lo hacen por ganar únicamente el dinero que perciben por presentar pateras con gente en nuestras costas, sea cual sea el motivo de la migración. El emigrante ha de seguir rentando dinero al pasar a ser inmigrante, cuando llega al otro lado del Estrecho.

Nadie suele preguntarse porqué los nacionales en paro no trabajan en el campo. ¿No quieren o no interesan?

Hoy 12 de Diciembre de 2020 se ha sabido de una operación de la Policía contra una empresa familiar española en Fuente Álamo (Murcia) que pagaba 2€/hora, sin horario y en condiciones cainitas a trabajadores extranjeros con estancia ilegal en España, y que disponía hasta de un escondite subterráneo para ocultarlos en caso de inspección.

Las condiciones en que viven y trabajan una gran parte de los trabajadores ilegales, se muestran como la causa principal de la dificultad para reducir el número de contagios en las localidades murcianas de Torre Pacheco y Los Alcázares. El pánico a perder una sola peonada hace que traten de ocultar síntomas o contacto con contagiados. Ellos y sus familias necesitan comer. Los inmigrantes del Campo de Cartagena son distintos de los que alojan en los “resorts” de Canarias.

Son las mafias del otro lado del Estrecho. Basta con hacer una sencilla búsqueda en Google:

“explotación laboral campo de cartagena” y éste es el resultado. Y hablamos de unos meses en los que el confinamiento era exhaustivo… pero los productos debían seguir llegando a su destino. Las mafias siguieron con su negocio.

Publicado en Sin clasificar | 1 Comentario

El mercado del pánico

3.750€ / hora.

Es lo que ha ingresado, de media, un hospital privado esta semana, haciendo pruebas PCR. A lo largo de 8 horas atendió a 55 personas requeridas por el propio hospital, debido a que van a realizarles pruebas en ese mismo centro, y a 217 que acudieron por distintos motivos: unos obligados (viaje, trabajo, etc.) y otros por iniciativa personal. Las primeras abonaron 75€ y las segundas 125€.

Eso solo un hospital. También la sanidad pública realiza miles de test, y aunque no cobre a los pacientes, usted también paga por ello a los laboratorios.

Y ya sabe que, dejando a un lado la fiabilidad del método, lo que le dice el test es que en el momento de hacerlo, posiblemente no estuviese contagiado. Fin. Si entre la prueba y el resultado se contagia, salvo síntomas, seguirá sin saberlo.

Una vez más, la publicidad beneficia al mercado. El bombardeo sistemático en medios de difusión sobre una amenaza de la que se desconoce todo, la ausencia de defensa (vacuna testada fiable) y las imágenes irreales y apocalípticas que se ven por doquier, consiguen su efecto. La almadraba del pánico se ha llenado de gentes aterrorizadas, saturadas de desinformación y alarmismo, a las que acuden a sacar tajada desde el laboratorio más afamado, al pícaro de mercadillo vendiendo supuestas mascarillas mágicas, aporreando nuestra ignorancia y vaciando nuestros bolsillos como si fuésemos nosotros los atunes.

Mientras, el ciudadano (que va dejando de serlo, una restricción de derechos tras otra) ha de enfrentarse a lo desconocido rodeado de confusión, información contradictoria, inundado por “expertos”, “informes científicos”, “estudios”, y viendo venir al galope, el paro, el hambre y la muerte, con un sistema sanitario público que no le sirve y con unos gobernantes sonados que dan golpes al aire sin aparente criterio.

Desde hace casi un siglo, estamos acostumbrados a que con cada inicio de curso escolar, los niños lleven a casa coronavirus (resfriado común, o gripe común por lo general aparte de algún que otro virus ocasional) pero los coronavirus son compañeros de colegio de nuestros niños desde hace más de 80 años, y con todos los anteriores coronavirus (existiendo incluso vacunas) nos hemos adaptado a vivir y morir con ellos; cada año los viejos coronavirus y otras enfermedades contagiosas siguen llevándose a miles de personas pero no por eso nos hemos escondido y quedado paralizados. ¿Por qué este ha de ser diferente?. ¿Por qué este año aparentan sorpresa cuando se han disparado los contagios con otro coronavirus más , como en cada inicio de curso?.

No le de vueltas: si es una conspiración y es usted uno de esos “estómagos inservibles” a suprimir, le va a dar igual lo que haga porque estará previsto que no se escape, será el virus, o el respirar durante meses aire viciado lleno de bacterias en esas mascarillas que vale cualquiera, o el hambre, o el suicidio, o la demencia se encargarán de usted.

Pero si no está Soros ni su cuñado ni Guillermo Gates detrás del virus, la opción razonable es actuar al igual que con todos los demás. El pánico o esconderse solo le llevará a un sitio al que seguramente no tenga demasiada prisa por ir.

Si su gobierno le obliga a esconderse de forma irracional, cerrando su centro de trabajo o su negocio mientras otros se forran gracias a ello, le prohíbe respirar aire puro, pero le permite que aspire humo de tabaco, o le obliga a comprar algo que antes no era recomendable y ahora si, y que luego le dirá que eso ya no sirve y encima ha de pagar el IVA como si se tratase de un artículo de lujo, o que le diga que siga unas normas y luego en TV observa como allí no se cumplen y no pasa nada, entonces lo que necesita no es una vacuna. Lo que necesita es ser más prudente la próxima vez que le inviten a dejar su voto en una urna.

Publicado en Sin clasificar | Etiquetado , , | Deja un comentario

Vacunas si, experimentos no

Las vacunas, las de verdad, no solo previenen el contagio de enfermedades infecciosas, sino que además pueden llegar a eliminar la amenaza en un territorio durante décadas, y algunas, aparentemente, erradicarlas para siempre.

Pero eso sucede con las vacunas que usadas durante años, se ha observado que su composición es certera , cosa que no sucede con todas las vacunas. Por ejemplo, la composición de la vacuna de la gripe común, cada año es revisada por la OMS atendiendo a la información recogida a nivel mundial, y se decide qué composición debe llevar cada temporada, para el hemisferio norte y otra para el hemisferio sur, y aún así es muy difícil acertar con seguridad en las cepas y linajes que deben ser empleadas como antígenos.

Como indican los doctores Eiros-Bouza y Pérez Rubio del Hospital Clínico Universitario de Valladolid:

“Basada en la epidemiología de los virus gripales circulantes en la temporada anterior, la Organización Mundial de la Salud efectúa las recomendaciones oficiales de los tipos de virus de la gripe que la vacuna debe contener para la siguiente temporada: dos cepas A, H1N1 y H3N2, y un tipo de linaje B. Sin embargo predecir exactamente cuál de los dos linajes será el prevalente no es fácil. Las divergencias antigénicas entre los dos linajes de virus gripales B son importantes y conduce a la falta de reactividad cruzada, por lo tanto, la inmunidad de un linaje no confiere protección frente al otro, limitando la protección que se puede esperar de la vacuna cuando circulen virus B de linajes diferentes. Esta predicción ha supuesto que de las pasadas 10 temporadas en los Estado Unidos, en el 50% de ellas el linaje B circulante predominante no estuviera incluido en la vacuna y por lo tanto ofreciese una limitada o nula protección.”

Y sobre la idoneidad de la vacuna elegida, dicen:

“En Estados Unidos, los datos de vigilancia desde 1976 hasta 1999 muestran como el 75% de las muestras analizadas eran virus A (15% H1N1 y 60% H3N2) y el 25% virus B. Las tasas de mortalidad asociadas al virus B fueron menores que las de A H3N2 pero más altas que las originadas por H1N1. Aunque las tasas de infección por virus B han sido destacadas en población más mayor, la carga de infección recae ampliamente en niños y adultos jóvenes. Además de ello, la protección inmunológica que induce la vacuna antigripal frente al virus B siempre ha sido subóptima, ya no sólo por el propio componente antigénico de la misma (hemaglutinina), sino por la divergencia (mismatch) entre la cepa vacunal y el linaje de la cepa realmente circulante en la temporada correspondiente.

Así se ha observado como en los últimos 8 años, tanto en EEUU como en Europa, en la mitad de las temporadas gripales se había producido esa divergencia antigénica, predominando en la población el linaje no incluido en la vacuna.

Dado el impacto en la carga de enfermedad debida al virus gripal B, la mala previsión a la hora de estimar cuál de los dos linajes de virus B circulará en la temporada, y la consecuente falta de inmunidad en caso de incluir la cepa equivocada, hace que la disponibilidad de las vacunas cuadrivalentes se presenten como muy útiles. El potencial impacto de las vacunas cuadrivalentes dependerá de la incidencia de la epidemia en esa temporada, de las coberturas alcanzadas y de la efectividad de la vacuna.”

Otra forma de ver diferencias: dos vacunas presentadas para la gripe común por laboratorios Novartis,  que el año pasado, al menos en Aragón, se usaron para vacunar a ancianos (Chiromas) y otra utilizada para vacunar personal sanitario (Chiroflu), y que para la temporada 2020-2021 ofrecen:

Chiromas

Cepa similar a A/Brisbane/02/2018 (H1N1)pdm09 (A/Brisbane/02/2018, IVR-190) 15 microgramos HA (hemaglutinina).

Cepa similar a A/Kansas/14/2017 (H3N2) (A/Kansas/14/2017, NYMC X-327) 15 microgramos HA (hemaglutinina).

Cepa similar a B/Colorado/06/2017 (B/Maryland/15/2016, wild type) 15 microgramos HA (hemaglutinina).

Adyuvante: MF59C.1 es un adyuvante exclusivo: 9,75 mg de escualeno; 1,175 mg de POLISORBATO 80; 1,175 mg de sorbitol trioleato; 0,66 de citrato de sodio; 0,04 mg de ácido cítrico y agua para inyección.

Chiroflu

Cepa similar a A/Guandong-Maonan/SWL1536/2019 (H1N1)pdm09 (A/Victoria/2454/2019 IVR-207)15 microgramosHA

Cepa similar a A/Hong Kong/2671/2019 (H3N2) (A/Hong Kong/2671/2019 IVR-208)15 microgramosHA

Cepa similar a B/Washington/02/2019 (B/Victoria/705/2018 BVR-11)15 microgramos HA cultivados en huevos de gallina embrionados procedentes de pollos sanos.

Acerca del impacto debido al coste económico de las vacunas, en sus consiguientes destinatarios, el doctor Pérez-Rubio añade como dato significativo que:

“Cuando en la época de la crisis financiera algunos gobiernos autonómicos decidieron no adquirir las vacunas adyuvantes, más caras, para aumentar la inmunogenicidad de antígenos en los mayores de 70 años, dado que su sistema inmunitario es menos capaz, y optaron por la general también para los ancianos, finalmente la atención resultó mucho más cara porque aumentaron los casos y las complicaciones.”

Sin contar con que a veces se producen imprevistos que obligan a actuar a la Agencia Española de Medicamentos, como el caso en 2012 con una vacuna antigripal precisamente de Novartis

Otro hecho que invita a la reflexión es que en las normas dadas por el Gobierno de España como motivos para no utilizar la mascarilla obligatoria es que no incluyen como exentos de su utilización a las personas que resultaron contagiadas y se recuperaron, es decir, el caso similar al que se daría en una persona que haya sido infectada por vacuna. La razón es que no se puede asegurar que no resulte infectada con una mutación distinta de la anterior, que en el caso de la vacuna, sería igual que decir que está vacunada para un determinado linaje (o conjunto de ellos en el caso de vacunas polivalentes), pero no para un nuevo linaje, nueva mutación, que aparezca.

Por tanto, hay que aceptar la afirmación de los científicos de que encontrar una vacuna cercana a la óptima para este SARS CoV-2 con semejante capacidad de mutación, llevará tiempo, previsiblemente años, de modo que aceptar cualquier vacuna a modo de experimento, existiendo en todas ellas (incluidas las ya veteranas entre nosotros) una serie de posibles efectos adversos, se antoja un razonamiento basado en la aventura; aventura tanto más temeraria cuando el gobierno actual de España, asumiendo el control único de la pandemia ha demostrado ser capaz de embarcarse en compras millonarias de falsos productos de seguridad sanitaria o en promesas de vacunas de incierta eficiencia, pese a lo sucedido en 2010 cuando aseguró haberse desprendido de 6 millones de vacunas de gripe A que adquirió precipitada e innecesariamente en 2009.

Por último se debería añadir que el hecho de que nos hayamos acostumbrado a afirmar que tenemos un sistema sanitario de los mejores del mundo, no significa que sea óptimo. La sanidad española está permanentemente colapsada, sin necesidad de más pandemia que la masificación burocrática, exactamente igual que le sucede a la justicia; ambos son sistemas tradicionalmente bloqueados. En el caso de la sanidad, si no se la dota de recursos humanos y materiales y además debe atender una pandemia, el resultado es el que es: la asistencia sanitaria sencillamente ha desaparecido.

Y los medios, humanos y materiales son indispensables. Como asegura el doctor Pérez-Rubio:

Los datos de la más documentada en su momento gripe A indicaron que el 33% de los casos de gripe ingresados son nosocomiales, es decir, que se habían contagiado en el propio hospital. No todo es achacable al los profesionales; pero «un importante porcentaje nada desdeñable, seguro que sí»

 

Publicado en Sin clasificar | Deja un comentario

El traje nuevo del pueblo

El vocabulario B consistía en palabras que habían sido construidas deliberadamente con propósitos políticos. Es decir, palabras que no solamente tenían en todos los casos implicaciones políticas sino que además poseían la intención de imponer una deseable actitud mental en la persona que las utilizaba

George Orwell “1984”

Parodiando al cuento de Andersen El traje nuevo del emperador, y sustituyendo en este caso al pueblo por el emperador, podríamos decir que nos han vendido un traje que no existe, pero que solo puede verlo todo aquél que no sea estúpido y el que es capaz para su cargo, y el pueblo hemos salido a pasear en bolas, convencido de que el traje existe y que aunque los demás no lo vean, nosotros lo vemos porque nos negamos a ser considerados estúpidos o incapaces para el cargo de asesor, excelencia, viceexcelencia, etc. De tal modo, si Pedro Sánchez, ha dicho desescalada, es que la palabra solo pueden asumirla y utilizarla  quienes no sean estúpidos y sean capaces para cargas “de confianza”, y todo aquél que la desconozca o no la emplee  será catalogado como un estúpido e inepto.

Nadie quiere reconocer que la palabra no existe, y todos se visten con ella con entusiasmo y dedicación, especialmente los medios de opinión, preocupados por no ser considerados mermados o desafectos… y por la opípara limosna.

La Neolengua que anunciaba Orwell, se ha retrasado un poco pero llega con fuerza. Basta que este gobierno rebosante de mentes privilegiadas y científicos de alto nivel diga el palabro y ya se repite cual salmodia por doquier. Nadie se inmuta. Ni periodistas a los que se supone una formación algo más avanzada en lengua; todos acogen la palabra con maternal arrobo y luego la repiten con alborozo para dejar constancia ante el pasmo y asombro de la sociedad, de su capacidad de Obediencia.

Nadie ha escalado nada. Si se refieren a unas cifras que varían, podrán crecer, aumentar, subir, y hasta registrar progreso, bueno eso no, que puede interferir con la palabra progresista en la mente del oyente. Y cuando el valor tome el signo contrario podrá decrecer, disminuir, bajar, pero nunca desescalar.

Recurrir al neolenguaje orwelliano lleva a pensar, a riesgo de cometer un crimental (crimen mental), que existe la necesidad de influencia ideológica en el pueblo. Al igual que rehuyen emplear la palabra muertos (son fallecidos y cualquier día los llamarán Novivos), con la palabra desescalar transmiten la idea contraria al esfuerzo, a relajar una tensión, dejando creer que el virus fuese a extinguirse por arte de magia.

La asociación palabra – idea es uno de los objetivos del neolenguaje, como forma de limitar el pensamiento.

Si la tentación de imitar al Matías Martín, hacedor de palabras de La Colmena, viene por haber escuchado hablar de magnitud escalar, podrían recurrir a alguno de los científicos de élite que asisten a sus excelencias y viceexcelencias, y quizá, probablemente, les asesoraran diciendo que si la rayita que quieren pintar, además de magnitud, quieren que tenga dirección para que haga curvitas, pues que ya no es escalar. No. Eso se llama vectorial, con lo cual el palabro de Matías Sánchez pues tampoco se encaja ni a martillazos.

Publicado en Sin clasificar | 3 comentarios

Te vendes barato

En el pasado, las instituciones se esforzaron en obtener la mayor información posible sobre aquellos que consideraban oponentes para la consecución del poder.

Un ejemplo podemos verlo en la Iglesia Católica, que conocedora de las debilidades humanas, ofreció el paradigma del fuego eterno al tiempo que la posibilidad de salvación. Para poder salvarse del casi seguro destino, la Iglesia aseguró poderes especiales  en sus ministros, aunque para que surtiesen efecto era requisito indispensable que el pecador o sea, todos, incluidos los poderosos, entregasen voluntariamente sus más íntimos y profundos secretos a la Iglesia a través de esos ministros que “no se lo contarían a nadie, y su secreto estaría a salvo”.  Este sencillo pero eficaz método, sirvió para que la Iglesia pudiese competir a alto nivel con reyes y hacendados.

Otro ejemplo, mucho más reciente,  lo tenemos en un popular servicio de inteligencia occidental que competía con los servicios del comunismo. Viendo que el comunismo infiltraba la sociedad occidental, decidió que era preciso conocer la identidad de aquellos occidentales proclives a ser captados por ideología comunista, y entonces recurrió al viejo recurso de la Iglesia: ofrecería la posibilidad de que los occidentales dispuestos a seguir las consignas comunistas, se inscribiesen voluntariamente en un registro internacional. La “salvación” que ofrecía este famoso servicio de inteligencia era “amnistía”. Qué amnistía era indiferente, y surtió el efecto deseado: consiguió hacerse con una buena lista de nombres, intenciones e intensidad de oposición.

La frase “la información es poder” sigue siendo cierta, aunque hoy habría que añadir un factor más, sin el cual la información como la conocemos no existiría y el poder tampoco: el voltio. Pero el voltio ha facilitado mucho el manejo de la información a gran escala, con grandes cantidades de datos. Ya es famosa la expresión “big data”. Es un tipo de información moderna, sin duda, pero lo curioso es que el método para obtenerla sigue siendo el mismo desde hace siglos: la participación voluntaria, ahora además entusiasta y entregada, del manipulado a cambio de satisfacer su egolátrica simpleza. Este método no solo es que sea barato, es que que lo costea el propio muñido.

Con la reciente crisis social, la videollamada, individual, colectiva, ya sea personal o profesional, ha aumentado su demanda exponencialmente, ante el entusiasmo generalizado de la mayoría de la población, que considera estas tecnologías muy positivas y necesarias y las anhela. En la redes sociales, los servicios especializados en propagar las bondades de estos “avances“, nos presentan como “trucos” o “facilidades” algunas prestaciones, y el consumidor final (el muñido) las recibe con alborozo y fascinación.

Por ejemplo, uno de los “trucos” es la posibilidad de controlar remotamente otro ordenador. Otra prestación prodigiosa que te cuentan es que el sistema tiene la capacidad de grabar las reuniones de todos, y que luego puedas consultarlo. Pero para evitarte que recorras las horas de conferencia de cada participante, la aplicación transcribe y graba (en cualquier idioma) todo lo que se habléis,y luego guarda no solo el archivo de vídeo y audio con lo que mostraba la pantalla en la reunión, y con la webcam de los usuarios, sino que además dispone un archivo de texto con todo lo que se ha hablado, para facilitar que luego escribas la palabra o frase que buscas y el magnífico invento te lo presente.

Nos esforzamos durante horas cada día para alimentar al monstruo de esa “red social”. Le contamos nuestras intimidades, imágenes de dónde estamos, qué compramos, dónde vivimos,  qué comemos, qué cine o programas de tv nos interesan, qué leemos, qué cosas de la actualidad nos interesan o preocupan, qué síntomas de salud tenemos, dónde queremos ir de vacaciones, cómo, cuándo y con quién, nuestra inclinación política, nuestros odios o nuestros amores, al tiempo que vamos dejando la huella de nuestro nivel cultural, intelectual, capacidad de oposición…

Algunos aún no son conscientes de que cuando el servicio es “gratis” es que el producto eres tú..Toda esa información luego es tratada y el producto es utilizado (vendido, alquilado) para ingeniería social por gobiernos, por agencias y laboratorios de medicamentos, por entidades financieras, transportes públicos terrestres, suministros industriales o alimenticios, compañías aéreas y de turismo, y un etcétera tan largo que no podemos imaginarlo.

Es decir, te están diciendo no todo lo que pueden hacer, sino una parte de lo que hacen con tu colaboración desinteresada y te limitas a asumirlo, porque ¿cabe mayor satisfacción que presumir de estar “a lo último” en tecnología?. Vanidad versus ¿exactamente qué?.

Publicado en Curiosidades | Deja un comentario

Conclusiones de expertos sobre SARS CoV-2 alias (CoV ID-19)

En marzo del año pasado, apalear al personal sanitario en España era deporte olímpic;, hasta el Código Penal tuvo que incluirlos como especie protegida, PERO… hoy nos rompemos las manos aplaudiéndoles con entusiasmo.

Prohibido taparse la cara con burka o niqab por alerta anti terrorista, PERO… es obligatorio taparse la cara con mascarilla por alerta sanitaria.

Aislamiento sanitario para proteger nuestra salud de un virus que causa síndrome respiratorio agudo grave PERO… puede quebrantarse el aislamiento si es para consumir tabaco.

Se permite eludir el aislamiento sanitario si es para sacar a pasear a un perro, PERO… no se puede salir a pasear con un hijo.

Es obligatorio quedarse en casa, PERO… puede salir si tiene una razón justificada.

Quedarse todo el mundo en casa, ha sido un éxito, PERO… ahora el principal riesgo de contagio está en los hogares.

El uso de mascarillas no es preciso si no estás contagiado, PERO… debe usarse si lo está, y también si no tiene síntoma alguno porque puede contagiar igual, aunque como no hay mascarillas no las compre, o puede comprarlas de estraperlo en las farmacias o internet .

Todos los comercios deberán permanecer cerrados, PERO… pueden abrir los esenciales como peluquerías o estancos.

Puede tener una urgencia médica, PERO… no debe acudir a los servicios de urgencia de hospitales o centros de salud.

Si nota síntomas de haber contraído el virus, como dificultad para respirar, quédese en casa, PERO… puede llamar a un teléfono que dependerá de en qué Comunidad esté, y que además le da igual porque nadie le va a responder de urgencia.

Está asegurado el abastecimiento en las tiendas de alimentación, PERO… si hoy no hay lo que necesitas ya sabe cuando lo tendrá: mañana.

Al regresar de la calle, ponga a lavar toda su ropa a 60 grados, en un programa ECO de 120 minutos para eliminar los virus, PERO… no olvide lavar sus manos con agua y jabón durante 20 segundos para eliminar los virus.

Si resulta contagiado, lo sabrá enseguida por síntomas muy claros como fiebre muy fuerte, pérdida de olfato, dificultad para respirar, PERO… también puede que no tenga síntomas y esté contagiado.

Procure ayudar a sus vecinos más vulnerables, PERO… evite tener contacto con ellos para no contagiarles.

Recuerde que el virus permanece activo unas horas en según que superficies, PERO… también pueden ser varios días.

El gobierno de la nación tiene el control absoluto de la situación, PERO… aún tiene que enterarse de cuál es la causa del problema y cuantos contagiados y muertos hay.

Ya se está experimentando con vacunas, PERO… se estima que el virus ya ha mutado y que no sirvan para nada, como pasó con la gripe A.

Publicado en Sin clasificar | Deja un comentario