Bonos antiregañamiento

unoHace 21 años que escribí esto, y hoy he reabierto aquél sobre con mis 11 bonos intactos (uno gastado). Luego el regalo de Reyes se repitió tres veces más.. Y -además- SS.MM. los Reyes Magos de Oriente me han regalado cuatro más este año. Un lujo.

Son los regañamientos los respiraderos de las cloacas del ánimo a donde arrojamos aquellos desperdicios que por inoportunos y contrarios al amor no usamos en un momento dado. Son los muñecos que guardamos en un baúl, amortajados con nuestras propias iras contenidas, y que cuando nuestro ánimo esta decaído, cuando los vientos que nos empujan en el mar del amor no son tales sino brisas variables, arrojamos contra nuestro oponente en ésto de la pareja. No son buenos y no son malos. Simplemente están ahí, y a veces… se usan.

Sucede en ocasiones que al partner en ésto del amor, le cae de buenas a primeras -en su opinión- uno de éstos regañamientos encima, y su ánimo se perturba. Dependiendo del estado físico y emocional del regañado, puede que arroje otro desperdicio en respuesta, o que opte por una confrontación verbal, o por el silencio del cordero. Siempre resulta muy difícil evaluar los resultados del primer asalto, pero ambos contendientes son conscientes de estar tocados. Surge aquí la duda de ¿“quién atacó primero”?, porque no siempre el primer ataque verbal o gesticulante es en realidad el primer ataque, sino que puede ser la respuesta a un ataque anterior, producido consciente o inconscientemente por el socio contrario. Un verdadero lio ésto de las disputas de la pareja. La fase de solución de la gastadocontienda, es tal vez la más peliaguda, debido sobre todo a la cantidad, calidad, frecuencia y contundencia de los ataques anotados respecto del contrario por cada uno de los contendientes, generados por mil y trescientas ¿razones?. Si, me he quedado parado al escribir razones, porque nada tan lejos de la razón como el agravio a quien se ama, seria mas bien una sin-razón, si, ciertamente.

Es el caso que resulta sumamente peligroso jugarse algo tan vital como el amor por no saber contener al jodido primate que llevamos dentro. Es importante que la confrontación termine con claridad y brillantez, sin oscuridades, que no queden rescoldos del incendio de nuestra ira, ni restos del naufragio de nuestro amor, que se esmeren bien ambas partes en limpiar hasta el fondo la patena donde vive su amor, y que una vez logrado, se renueven doslos depósitos de lo mejor de cada uno, juntos, para hacer más sólido ése tesoro que, entre nuestras manos juntas, nos acompaña en cada paso que damos hacia el final de nuestros dias. Pero ocurre sin embargo, que no somos tan perfectos como nos gustaria ser, y nuestros defectos, su cantidad, calidad, frecuencia y contundencia, pueden hacer mucho daño precisamente a la persona que amamos, por lo que a veces, el perdón del ofendido/a no es pleno a pesar de su voluntad, y quedan rescoldos fáciles de avivar en una próxima ocasión. Para los que poseemos un elevado porcentaje de primate, las perspectivas no son nada halagüenas, y es por eso, que siendo en mi inmadurez no más que un niño (malo) pero capaz de amar con toda la sinceridad y nobleza de un niño, afortunadamente, es por lo que a finales del pasado año, acosado por el primate y temeroso de hacer daño al motor de mi vida, tuve la feliz ocurrencia: Si mi primate escapa al control y zahiere, si cuando quiero reparar, la herida sangra abundantemente, si angustia el paso de los segundos en contra de la pareja, si urge volver el reloj atrás, ¿por qué no detener el reloj de los segundos amargos y trasladarnos juntos al mundo de la ilusión, y allí, sin los ropajes humanos, deshacer lo herido, y regresar al momento antes del erro?’. Seria factible si dispusiéramos de la ayuda de los Reyes de la ilusión, ¡Si!, ¡ya está! ¡SS.MM. los Reyes Magos de Oriente!. Sólo hacia falta ponerse en contacto con ellos, ya sabéis, La Carta. Así que sin más divagaciones y con la ilusión nunca desfallecida de mi niñez, me apresuré a escribir mi petición: 12 Bonos Antiregañamiento. Luego, limpié mis zapatos y dejé La Carta en la mágica noche.img_20170107_0002

A la mañana siguiente, los Bonos habían llegado. Eran preciosos, con unos colores vivos que avivan la ilusión, como todos los regalos de Ellos. Estaban alli. 12 Bonos Antiregañamiento valederos por 1996. Estos Bonos, por su condición de mágicos, han de obrar un auténtico prodigio: han de lograr que habiendo causado un gran dolor a la persona que más quiero, de repente lo olvide y no me lo tenga en cuenta, que lo olvide plenamente. Sin embargo, a los Bonos les falta un pequeño detalle, y es que. para que sean realmente efectivos, su uso no sea necesario. Llegar al final del año, del siglo y de la vida, y tener los Bonos Antiregañamiento guardaditos en un cajón, será un certificado de que he sabido amar y ademas, lo más importante, que lo habré demostrado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin clasificar. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bonos antiregañamiento

  1. Juanito dijo:

    ¡Qué bien dicho Pizqui!. Inmejorable. No juzgar para así no necesitar perdonar ni castigar; eso son tareas ajenas al amor. Si pensamos que podemos perdonar o castigar a alguien es que no le podemos amar. El amor consiste en poder truncar una cara enfurruñada en un sonrisa a través de un detalle de cariño. Todos notamos que cuando somos amados no sentimos ni perdón ni castigo, sino amor. Lo has explicado a la perfección.

  2. Pizqui dijo:

    Los bonos antiregañamiento son una idea fantástica para ser vilmente copiada. Cuánta basura acumulamos en la cabeza, guardada como un tesoro, hasta que un día entre los días, decidimos echarla sobre la cabeza de nuestro compañero de vida, sin que ese proceder nos produzca liberación, ni tranquilidad, sino todo lo contrario. Hay que ser bobo/a. Voy a proponerme perdonar de verdad, de corazón, a mi amor, no ejercer de juez implacable con la persona que día a día está conmigo, me quiere y a la que yo amo. La vida con amor es una maravilla, pase lo que pase, el tener tu motorcito, te impulsa para afrontar sus vaivenes con fuerza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s