El mercado del pánico

3.750€ / hora.

Es lo que ha ingresado, de media, un hospital privado esta semana, haciendo pruebas PCR. A lo largo de 8 horas atendió a 55 personas requeridas por el propio hospital, debido a que van a realizarles pruebas en ese mismo centro, y a 217 que acudieron por distintos motivos: unos obligados (viaje, trabajo, etc.) y otros por iniciativa personal. Las primeras abonaron 75€ y las segundas 125€.

Eso solo un hospital. También la sanidad pública realiza miles de test, y aunque no cobre a los pacientes, usted también paga por ello a los laboratorios.

Y ya sabe que, dejando a un lado la fiabilidad del método, lo que le dice el test es que en el momento de hacerlo, posiblemente no estuviese contagiado. Fin. Si entre la prueba y el resultado se contagia, salvo síntomas, seguirá sin saberlo.

Una vez más, la publicidad beneficia al mercado. El bombardeo sistemático en medios de difusión sobre una amenaza de la que se desconoce todo, la ausencia de defensa (vacuna testada fiable) y las imágenes irreales y apocalípticas que se ven por doquier, consiguen su efecto. La almadraba del pánico se ha llenado de gentes aterrorizadas, saturadas de desinformación y alarmismo, a las que acuden a sacar tajada desde el laboratorio más afamado, al pícaro de mercadillo vendiendo supuestas mascarillas mágicas, aporreando nuestra ignorancia y vaciando nuestros bolsillos como si fuésemos nosotros los atunes.

Mientras, el ciudadano (que va dejando de serlo, una restricción de derechos tras otra) ha de enfrentarse a lo desconocido rodeado de confusión, información contradictoria, inundado por “expertos”, “informes científicos”, “estudios”, y viendo venir al galope, el paro, el hambre y la muerte, con un sistema sanitario público que no le sirve y con unos gobernantes sonados que dan golpes al aire sin aparente criterio.

Desde hace casi un siglo, estamos acostumbrados a que con cada inicio de curso escolar, los niños lleven a casa coronavirus (resfriado común, o gripe común por lo general aparte de algún que otro virus ocasional) pero los coronavirus son compañeros de colegio de nuestros niños desde hace más de 80 años, y con todos los anteriores coronavirus (existiendo incluso vacunas) nos hemos adaptado a vivir y morir con ellos; cada año los viejos coronavirus y otras enfermedades contagiosas siguen llevándose a miles de personas pero no por eso nos hemos escondido y quedado paralizados. ¿Por qué este ha de ser diferente?. ¿Por qué este año aparentan sorpresa cuando se han disparado los contagios con otro coronavirus más , como en cada inicio de curso?.

No le de vueltas: si es una conspiración y es usted uno de esos “estómagos inservibles” a suprimir, le va a dar igual lo que haga porque estará previsto que no se escape, será el virus, o el respirar durante meses aire viciado lleno de bacterias en esas mascarillas que vale cualquiera, o el hambre, o el suicidio, o la demencia se encargarán de usted.

Pero si no está Soros ni su cuñado ni Guillermo Gates detrás del virus, la opción razonable es actuar al igual que con todos los demás. El pánico o esconderse solo le llevará a un sitio al que seguramente no tenga demasiada prisa por ir.

Si su gobierno le obliga a esconderse de forma irracional, cerrando su centro de trabajo o su negocio mientras otros se forran gracias a ello, le prohíbe respirar aire puro, pero le permite que aspire humo de tabaco, o le obliga a comprar algo que antes no era recomendable y ahora si, y que luego le dirá que eso ya no sirve y encima ha de pagar el IVA como si se tratase de un artículo de lujo, o que le diga que siga unas normas y luego en TV observa como allí no se cumplen y no pasa nada, entonces lo que necesita no es una vacuna. Lo que necesita es ser más prudente la próxima vez que le inviten a dejar su voto en una urna.

Esta entrada fue publicada en Sin clasificar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .