Había una vez un Zoco-Circo…

Desde mi ignorancia, entiendo que se le llama zoco, a un mercado del norte de África, digamos “pintoresco”. El Circo, cuya antigüedad algunos alargan hasta los 3,000 años, se inventó por los gobernantes de turno para distraer al personal, y que así, por lo menos por un rato ( o días… o meses), se olvidaran de sus miserias, como válvula de escape, y continuaran “obedientes”. Lo cierto es que me da bastante igual que lo anterior se ajuste con exactitud a la realidad histórica, pues como ya habrán advertido mis agudos lectores, se trata de una ironía comparativa.

Lo único cierto es que el zoco, es un fraude. Una estafa. ¡ Bonito… barato…! Relojes de marca a 10 euros… Alfombra persa a 50 euros, seguramente de Crevillente… Todo mentira. Pero funciona…

El circo es una ilusión. El león está recién comido o drogado por el domador. Los padres se disparan a carcajadas con las chorradas de los payasos, para que los hijos se rian por contagio. Pero funciona…

Por su puesto que no soy sociólogo (con todos los respetos, creo que es una de las profesiones más inútiles que creó la segunda revolución industrial), pero me atrevería a decir que a la inmensa mayoría de los humanos del mundo occidental, nos gusta que nos engañen. Que nos estafen. Que nos mientan. Si con ello logramos la autojustificación. Y que nos dejen tranquilos…

En 1,978, se inició “oficialmente” en España, un nuevo sistema de control de la sociedad y del beneficio de los poderosos. No voy a tratar de explicar aquí lo que supuso y como lo hicieron, porque, por un lado, casi todos lo sabemos, y por otro, porque me alargaría bastante, y muchos dejaríais de leerme, por aburrimiento, y no me gustaría. Vayamos a HOY.

Casi todo el mundo, en España (y parte del extranjero), está hasta las narices de los días, semanas, que llevamos de “trapicheo”, de compra-venta, del espectáculo que nos están dando la llamada “clase política”. Y no es para menos. Y lo que queda.

Casi todo el mundo, en España, (y parte del extranjero), está cabreado porque ven (los que lo ven), que su voto, en muchos casos con la mejor de las intenciones, solamente está sirviendo para el espectáculo que estamos observando.

Pero… ¿es que alguien lo dudaba…? ¿De verdad, alguien pensaba que su voto, “con la mejor de las intenciones”, iba a servir para algo más que para lo que estamos viendo…? Y para lo que nos queda por ver…

A ver si nos vamos enterando de que, a los integrantes de nuestra llamada “clase política”, lo único que les interesa de nuestro voto, es que les sirva para estar “en el sitio” durante cuatro años. En el mejor sitio posible. Y luego, ya harán todo lo que esté “en sus manos”, para que sean cuatro años más.

Y… a pesar de mi dolor por España, y por los españoles, no puedo dejar de sonreir, cuando escucho aquéllo, que muchísimos habremos escuchado en varias ocasiones…

“Prefiero que me roben “los míos”, a que me roben “los otros”…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin clasificar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.